viernes, 2 de marzo de 2012

Comunicación animal


Los animales, al igual que nosotros, se comunican constantemente. Lo hacen para encontrar comida, escapar de situaciones de peligro o para establecer relaciones entre ellos y mantener un orden dentro de su comunidad. 
En algunos vertebrados hay órganos especialmente dedicados a la comunicación: por ejemplo, la siringe de las aves (órgano que utilizan para emitir sonidos) y las cuerdas vocales de los mamíferos (órganos de la voz). Pero los animales pueden comunicarse entre sí también con ultrasonidos, produciendo sustancias químicas, utilizando colores y mediante el tacto. Los sistemas de comunicación animal son amplios y variados.


En el mundo animal, la comunicación es muy importante para la reproducción, la alimentación y la defensa ante predadores. Los cantos de cortejo, el marcaje de territorio, las pistas químicas y visuales hacia fuentes de alimento, las señales de alarma en caso de peligro, son solamente algunos ejemplos de la importancia de la comunicación en la vida de cualquier grupo animal.

Los animales se comunican por medios muy variados:
  • Comunicación química. Se realiza mediante la emisión de sustancias químicas que pueden ser detectadas por otros animales, normalmente a través del olfato. Entre este tipo de sustancias se encuentran las feromonas que utilizan las hembras de algunas especies para atraer a los machos o las empleadas por la mayoría de los primates para marcar el territorio. 


Los mensajes químicos pueden tener diferentes finalidades:
a) Muchos animales atraen a su pareja emitiendo en el sudor o la orina ciertas hormonas (feromonas) que resultan sumamente atractivas para su especie al olerlas.
b) Los leones orinan sobre arbustos y árboles dejando su olor como señal con el fin de que otros leones sepan que ese territorio ya tiene dueño.
c) Los perros y los lobos dejan rastros olorosos para no perder el camino.
d) Las abejas emiten complejos mensajes químicos y kinésicos para indicar a sus compañeras del panal dónde se encuentra la comida.

Con funciones parecidas, el ser humano utiliza perfumes y otras sustancias olorosas.
  • Comunicación visual. Consiste en la emisión de señales que pueden ser percibidas por los órganos de la vista. Los mensajes visuales son de muy diversos tipos, desde las vivas coloraciones de muchos invertebrados hasta los llamativos plumajes y danzas de cortejo de las aves o el lenguaje gestual humano.
La comunicación visual suele ser de dos tipos: kinésica y proxémica.
Cuando hay una comunicación kinésica, el animal realiza ciertos movimientos para dar a entender un mensaje.


En la comunicación proxémica lo que cuenta es la distancia que mantiene un animal respecto de otro, una mayor o menor proximidad puede tener un significado u otro para el que recibe el mensaje.


Algunos ejemplos de comunicación visual:
a) Muchas aves tropicales machos realizan una especie de danza de cortejo alrededor de la hembra, a la cual poco a poco se aproximan para aparearse.
b) Muchos mamíferos erizan el pelo, arquean la espalda y muestran los dientes con la intención de intimidar a un posible enemigo; tratan de parecer así más grandes, robustos y agresivos.
c) En algunos animales, como el perro o el lobo, acercarse lentamente agachado a otro miembro de la manada o tirarse al suelo patas arriba indica sumisión o sometimiento.
d) Casi siempre es señal de agresión mirar directamente a los ojos.  
También los seres humanos presentamos conductas de este tipo; por ejemplo, algunos militares usan hombreras que serán más grandes y vistosas según su rango sea más alto, tratando de parecer más grandes y fuertes que sus subordinados; en ciertas culturas como las orientales es señal de agresión mover rápidamente los brazos y es falta de respeto mirar directamente a los ojos a otra persona, especialmente si se trata de un superior.   
  • Comunicación acústica. En este caso, se emplean diferentes mecanismos para emitir sonidos o ultrasonidos que se transmiten a través del aire, el agua o incluso objetos sólidos y que son percibidos a través del oído. Este es el tipo de comunicación que a nosotros nos resulta más familiar, ya que el lenguaje hablado del ser humano es acústico.
Muchos animales producen sonidos para comunicarse; los más comunes son los sonidos orales (emitidos por la boca, el pico o las fosas nasales) como el gruñir del perro, el maullar del gato, el bramar del toro, el silbar de las aves, el croar de las ranas o el chillar de los murciélagos. Pero también hay sonidos no orales como, por ejemplo, el del grillo al frotar sus patas traseras, el de las cigarras cuando frotan sus alas, el de los simios cuando golpean los árboles con ramas sueltas o los golpes en el suelo que utilizan algunos insectos para comunicarse.


Los seres humanos usamos a diario la comunicación acústica, ya sea hablando o utilizando otros sonidos.
  • Otros tipos de comunicación animal: Aunque menos frecuentes, podemos encontrar otros tipos de comunicación, como las señales eléctricas empleadas por algunos peces para el cortejo o las ondas producidas en la superficie del agua por algunos insectos.
Como nosotros, un mismo grupo animal puede utilizar más de un tipo de comunicación. Las hormigas, por ejemplo, emplean fundamentalmente señales químicas, pero en determinadas ocasiones utilizan la comunicación acústica. El propio ser humano emplea continuamente señales acústicas y visuales de forma simultánea, al igual que muchas aves y otros mamíferos.

Fuente: Página personal de J.M. Hernández

3 comentarios: